Desembarcado de bonito en Gipuzkoa

Desembarcado de bonito en Gipuzkoa

Desembarcado de bonito en Gipuzkoa

El desembarcado de bonito en Gipuzkoa ya es un hecho. La campaña de bonito está contando con escasas capturas a lo largo de este mes, aunque sí han permitido olvidar el desastre obtenido el pasado año. Gipuzkoa lleva desembarcados 1,4 millones de kilos, casi la mitad de toda la costera del 2009 que no constituye una referencia para los arrantzales por ser una de las peores de los últimos 25 años.

Las capturas de este mes han tenido lugar lejos de nuestra costa, a cerca de dos días, con una gran influencia sobre las faenas. Además, la mayoría el bonito desembarcado ha sido de talla mediana, casi en un 85%. Fundamentalmente, han sido los conserveros los que han adquirido la especie para sus industrias. El pasado miércoles, las 140 toneladas desembarcadas en Getaria fueron adquiridas por las conserveras. Respuesta muy diferente ha tenido el bonito grande, que no ha hecho mucha aparición en las lonjas vascas.

Objetivo del desembarcado de bonito en Gipuzkoa: superar datos anteriores

Por ello, el objetivo del desembarcado de bonito en Gipuzkoa de este año ha sido conseguir un nivel de capturas que permitiese olvidar los bajos registros del pasado año. El director de Recursos de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, Leandro Azkue, señala que «la campaña está contando con pocas capturas, pero muy por encima de las obtenidas el pasado año. Hay que tener en cuenta que el ejercicio del 2009 fue penoso y no vale para fijarnos».

En el 2009, la reducción de capturas alcanzó el nivel de las nefastas campañas registradas en 2001 y 2002. En el año 2001, Gipuzkoa obtuvo 4.051 toneladas, y en 2002, logró 4.056 toneladas. Los arrantzales se remontaron hasta 1984 para encontrar una campaña tan floja. En la década de los noventa del pasado siglo se llegaban a capturar una media de 15 millones de kilos entre Gipuzkoa y Vizcaya.

Fuente: El Diario Vasco

Si quieres leer más noticias como esta, entra en nuestro blog y síguenos.

No hay comentarios

Pon un comentario